Los niños con TDAH no son vagos


Los niños con TDAH no son vagos
   Comienza el curso y comienza la exigencia. A medida que nuestros pequeños pasan de curso, una nueva etapa aparece, llena de enseñanzas, de aprendizajes, de anécdotas, de amistad y también de dificultades.
   Las personas con TDAH se encuentran obstáculos en su día a día. Sus funciones ejecutivas no trabajan como deberían, y ésto hace que los despistes, los olvidos, el estar en las nubes y los errores en los deberes sean algo habitual para ellos.

   Sabemos que es muy difícil evitar que ésto suceda, pero podemos ayudarles de múltiples formas y, lo mejor de todo, es que las medidas que tomemos, no harán más que ayudar también al resto de los compañeros.

   Con mucha frecuencia se cree que las personas con TDAH son vagas y nos gustaría gritar al mundo que no es así. Sus dificultades no son evidentes a la vista, pero si te fijas con cariño y con mucha atención, podrás observar que no fallan a propósito, que no se olvidan las cosas para llamar la atención, que no quieren sacar un 5 en vez de un 7…
Simplemente….
  • Fíjate en lo que no entiende y explícaselo de otra forma.
  • Intenta explicar las cosas de forma visual, lo entienden mucho mejor.
  • Asegúrate de que entienden el enunciado.
  • Enséñales a hacer los ejercicios paso a paso.
  • Divide las tareas y haz un pequeño descanso si son muchas.
  • Destaca lo más importante.
  • Usa la agenda, pero no lo digas sólo de forma oral, asegúrate de que lleva los deberes apuntados.
  • Refuerza lo que hace bien.
    Pero sobretodo, valora su esfuerzo. Es fácil pensar que son vagos y no profundizar en lo que les ocurre. Lo dificil es ponerse en su lugar, comprender qué les pasa, intentar enseñárles de la forma en la que aprenden… Si lo hacemos, no sólo les estaremos enseñando, sino que nosotros estaremos aprendiendo. Tienen una gran lección que ofrecernos.

Hay 1 comentario

Add yours